El Colegio de Enfermería de Granada (Codegra) ha pedido a la población que se autoconfine y, pese a la ausencia de obligatoriedad de la medida, evite salir a la calle. Esta solicitud, acordada durante la Junta Ejecutiva del órgano colegial celebrada esta semana, pretende frenar las cifras de contagios y de presión sanitaria de esta tercera ola de coronavirus y, especialmente, responde al alarmante número de pacientes que requieren de una atención en camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El presidente del Colegio de Enfermería de Granada, Jacinto Escobar, ha pedido además a la sociedad que actúe con conciencia ciudadana, cumpliendo todas las medidas de protección sanitaria y las restricciones acordadas y adecuadas a cada municipio de la provincia, pero también ha apostado por sumarse a ese toque de queda que las diferentes autoridades no han podido acordar.

Estas peticiones, que redundan en evitar las situaciones de riesgo de contagio, minimizar las salidas, reuniones y desplazamientos al máximo y no salir de casa desde las 20.00 horas, pretenden combatir las cifras de contagios.

Escobar ha recordado que, según los datos oficiales de la Junta de este domgino, Granada ha alcanzado los 61.929 positivos por covid, casi mil más en las últimas 24 horas, y ha sumado también 15 personas a la lista de hospitalizados, uno de ellos en UCIS por las que has pasado más de medio millar de personas.

“Necesitamos la colaboración de todos y que la sociedad responda con responsabilidad aunque no se aprueben medidas como las que sí se decretaron en marzo con la declaración del primer estado de alarma”, ha recalcado Escobar.

El presidente de las enfermeras de Granada ha recordado que el personal sanitario combate el avance de la pandemia con el cansancio acumulado de diez meses de trabajo duro y ha recordado que, literalmente, se juegan la vida a diario. “Solo en el hospital del PTS, 666 trabajadores han dado positivo en coronavirus y otros más de 500 han tenido que permanecer aislados, cifras a las que tenemos que sumar a las víctimas mortales”, ha subrayado Escobar. 

El Colegio de Enfermería ha vuelto a confiar en el plan de vacunación y en su eficacia y ha exigido que se redoblen los esfuerzos para acelerar el proceso todo lo posible. Escobar ha recordado la complejidad logística de la vacuna y ha reiterado que los profesionales competentes para su administración son las enfermeras y la responsabilidad debe ser de la Sanidad Pública.

Además, ha reiterado la oferta para que las instalaciones del órgano colegial se usen si es necesario para vacunaciones masivas y ha apostado por reforzar las contrataciones para garantizar que la vacuna se distribuya en tiempo y forma.

Por otro lado, ha reconocido la afección a la atención sanitaria, especialmente en Primaria, que ha ocasionado la pandemia. Sin embargo, ha recordado que nada puede justificar las agresiones, ni físicas ni verbales, a un personal sanitario que también está cansado, pero que trabaja para la sociedad. El Colegio ha insistido en la tolerancia cero a cualquier tipo de agresión.