El Colegio de Enfermería reivindica plantillas mayores y estables y más peso de la profesión

El presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Granada (Codegra), Jacinto Escobar, se ha reunido con el nuevo delegado de Salud de la Junta en Granada, Indalecio Sánchez-Montesinos, y ha puesto así de manifiesto la estrecha y excelente relación que existe entre ambas instituciones. La reunión ha servido para abordar diversas cuestiones que afectan al colectivo enfermero en la provincia. En esta primera toma de contacto, Escobar ha demandado un mayor peso de las enfermeras en la toma de decisiones y la política sanitaria.

Entre la veintena de reivindicaciones planteadas por el presidente del Colegio ha destacado como prioridad la necesidad de aumentar las plantillas de enfermería tanto en los hospitales como en la atención Primaria y que esos empleos sean también más estables. Escobar ha recordado la “anemia crónica de enfermeras” que padece el sistema sanitario andaluz para exigir una revisión de las plantillas.

En esa línea de interlocución, el presidente de las enfermeras ha recordado que Granada tienen en la actualidad la ratio de enfermeras por habitante más baja de Europa. También ha apuntado que con el actual cambio demográfico, en el futuro se incrementará la cronicidad, la pluripatología, la discapacidad y la dependencia, lo que hace imprescindible potenciar la Atención Primaria y la reorganización de una atención hospitalaria por complejidad de Cuidados

“Resulta imprescindible que las políticas sanitarias evolucionen del modelo de sistema sanitario, centrado en curar, a un modelo que ponga un mayor énfasis y mayor peso en el cuidar. Y, en este sentido, las enfermeras estamos llamado a ser un pilar fundamental de esta transformación necesaria”, ha recalcado Escobar.

Ente otras cuestiones, Escobar ha trasladado al delegado su preocupación por el aumento en el número de agresiones sobre los profesionales sanitarios en general, y más aún sobre los enfermeros, “porque son quiénes están más tiempo en contacto con los pacientes”.

Ha exigido además mayor visibilidad y reconocimiento a la profesión, que accedan a los puestos directivos, potenciar la competencia de liderazgo de las enfermeras y que tengan mayor influencia en la política de salud, más participación en la toma de decisiones y más oportunidades de alcanzar niveles de liderazgo.

Escobar también le ha presentado a Sánchez-Montesinos la necesidad de garantizar una remuneración adecuada para las enfermeras y la equiparación salarial con el resto de comunidades autónomas. En este primer encuentro de tono cordial al que se sumarán otros para analizar las necesidades de la profesión, Escobar ha reivindicado el desarrollo de las especialidades, especialmente geriatría por la mayor esperanza de vida de la población, y que las enfermeras acceda a la categoría laboral Nivel A1 al ser todas graduadas.