El gerente del Servicio Andaluz de Salud, Miguel Ángel Guzmán, ha contactado con el Consejo Andaluz de Enfermería a raíz de la queja interpuesta por este organismo para respaldar la labor de los profesionales, aclarando que la Circular SAS no iba referida “en ningún caso” contra la libertad de expresión de los mismos.

El gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Ángel Guzmán Ruiz, ha contactado con el Consejo Andaluz de Enfermería (CAE) tras la queja elevada por esta corporación, para tratar de aclarar el contenido de la errática y confusa circular que la Dirección Gerencia emitió el pasado 1 de abril, apercibiendo a los profesionales sanitarios de no manifestarse públicamente en respecto a su labor asistencial así como sobre los recursos materiales y humanos con los que se están enfrentando a esta pandemia. Guzmán ha señalado que dicha circular no va dirigida contra la libertad de expresión de los profesionales, amparándose en que la indeterminación de la misma al referirse a la normativa Estatal haya podido ser la causa de la interpretación dada por parte de algunos medios de comunicación, contraria -según expresamente ha reconocido- al objeto pretendido por dicha circular.

En este sentido, Miguel Ángel Guzmán ha querido reconocer en primer lugar la profesionalidad y entrega de todos los profesionales sanitarios -más si cabe- en la gestión de la actual crisis sanitaria, si bien aclara que la circular pretendía acentuar -en estos extraordinarios momentos- la necesidad de extremar el cuidado en cuanto al deber que, como profesionales, tienen de mantener el secreto sobre los datos de salud de los pacientes, reconociendo de la misma manera que el comportamiento generalizado es ejemplar en este sentido.

De este modo quiere corregir la interpretación que haya podido darse de la Circular SAS, refiriéndose a que la posible ambigüedad en su redacción haya podido provocar el que los medios lo hayan orientado en el sentido de que los profesionales pudieran estar infringiendo sus deberes deontológicos, lo que de todo punto resultaba inasumible para este Consejo, quien interpuso queja formal.

Así el Director Gerente del SAS quiere dejar claro que la Circular SAS nada tiene que ver con las denuncias que el personal sanitario pueda hacer respecto a la falta de medios para ejercer de manera adecuada y con la debida protección su labor asistencial sino que -según ha señalado- se refiere a la obligación de guardar secreto profesional sobre los datos de los pacientes contagiados de COVID-19. En este sentido, insiste en que desde el SAS no se niega la libertad de expresión de los profesionales, y que todos ellos siempre han contado con dicha libertad para expresar sus circunstancias laborales y de necesidades de recursos.