El presidente del Consejo Andaluz de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha querido mostrar su respaldo al reforzamiento de las plantillas de Atención Primaria anunciado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, para sustituir a los enfermeros referentes Covid-19, dándose parcialmente satisfacción a las constantes llamadas de atención por parte del CAE, denunciando en innumerables ocasiones ante los responsables de la Consejería, la extenuación de las plantillas por la sobrecarga de funciones y la insuficiente dotación de las mismas, encontrándose Andalucía a la cola de ratios de enfermera por habitante, siendo la penúltima región en España.

De esta manera y tras conocer que la Consejería de Salud y Familias va a proceder a la contratación de 400 enfermeros con los que se podrá sustituir a aquellos profesionales que, a partir de ahora, se dedicarán a la vigilancia, seguimiento y atención sanitaria en los centros escolares, se da respuesta a una de las principales reivindicaciones que los Colegios de Enfermería Andaluces llevan realizando durante todo el verano, todo ello con el fin de evitar cargar con nuevas atribuciones a la misma plantilla de Atención Primaria que ya de por sí ha realizado un sobreesfuerzo durante los meses de verano, por el incremento de los casos positivos de Covid y la atención a las residencias de mayores. Así se le requirió expresamente por esta corporación a los máximos responsables de la Consejería y SAS, en la reunión que mantuvimos el pasado mes de junio.

El presidente del Consejo Andaluz ha insistido durante los últimos meses en que los enfermeros son los que más están sufriendo las consecuencias de la pandemia y, de manera particular, los de Atención Primaria. El resultado inevitable ha sido un descenso en la capacidad de respuesta que ofrecen estos centros por falta de recursos humanos. En este mismo sentido, Pérez Raya, realiza un llamamiento apremiante a los responsables de la Consejería llamando su atención sobre la necesidad de que las nuevas contrataciones tengan unas condiciones dignas, tanto retributivas como en la duración de las mismas.

De esta manera considera urgente poner en sobre aviso a los máximos responsables de la Administración Sanitaria Andaluza de la situación que están denunciando nuestros profesionales, quienes ante las precarias condiciones de los contratos ofertados, con duración de días, semanas o quincenas, a lo que se añade el que la sanidad pública andaluza tenga el demerito de contar con que sus profesionales de enfermería sean de los peor pagados de España, y ante la incertidumbre que ello les genera, se ven obligados a irse a otras autonomías que ofertan 6 meses de contrato con mejores salarios. Con esta huida masiva de nuestros profesionales y en caso de no darse una inminente solución por nuestros responsables sanitarios, se precipitará el que en pocas fechas, en Andalucía, nos quedemos sin enfermeras a quienes contratar. Así, asevera el Presidente del CAE “resulta indignante el que en el estado de urgencia sanitaria en que nos encontramos y la entrega incondicional de nuestros profesionales, quienes destacan además por su formación y cualificación a nivel europeo e internacional, nos tengamos que encontrar con situaciones como las ya denunciadas este verano respecto a la figura de los vigilantes de las playas con salarios superiores a los de nuestros profesionales hasta en más 600€, lo que sin demerito del papel desempeñado por estos últimos, consideramos una situación aberrante para con los profesionales de enfermería andaluces.”    

Por todo ello y aunque el refuerzo de las plantillas siempre es recibido como una buena noticia, el presidente de los enfermeros andaluces quiere dejar claro que esta medida es, a todas luces, escasa e insuficiente. En este sentido, continúa insistiendo en la necesidad de apostar por la enfermera escolar, un profesional que debe integrarse de manera inmediata en la comunidad educativa y que serían los encargados de asumir la atención a niños con patologías crónicas, las actividades de educación y promoción de la salud, la asistencia a eventualidades como accidentes o lesiones de los estudiantes y que en estos tiempos de pandemia darían una respuesta más rápida ante los posibles casos de Covid positivos, coordinándose directamente con Atención Primaria, Salud Pública y Servicios Sociales y colaborando con los centros educativos en la implementación de protocolos para evitar contagios.

Finaliza Pérez Raya incidiendo en que la instauración de la figura de la Enfermería Escolar es una prioridad de salud pública. Los colegios de toda Andalucía han de incorporar enfermeras y enfermeros presencialmente en cada centro educativo, quienes se encarguen de las medidas preventivas en los mismos, a la vez que realizan una labor de vigilancia epidemiológica de primer orden, para detectar a los alumnos o profesores con síntomas, proceder al aislamiento y al rastreo de los contactos, además de lógicamente atender cualquier eventualidad en materia de salud que pueda surgir en el centro; todo ello por el bien los alumnos, los docentes, el resto del personal y la sociedad en general, como la mejor garantía para una vuelta a las aulas segura en nuestra región.