El Consejo Andaluz de Enfermería (CAE), en representación de los colegios provinciales y de los 42.388 enfermeras y enfermeros andaluces, ha presentado el Manifiesto por la Enfermería Escolar, un documento que defiende el papel de estos sanitarios especializados y reclama que se instauren en Andalucía. Se trata de profesionales que trabajan en defensa de la calidad de la salud de la ciudadanía andaluza, incluida la comunidad escolar formada por alumnos, docentes, trabajadores y padres.

Por la importancia de la labora de las enfermeras escolares, el CAE ha trasladado a los representantes de todos estos colectivos las reivindicaciones recogidas en un manifiesto al que se han adherido sus asociaciones mayoritarias como la Confederación de Asociaciones de Padres y Madres (CODAPA), la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), el Sindicato de Enseñanza Docentes por la Pública (DxP), la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar (AMECE-Andalucía), la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar (ACEESE-Andalucía). También se han sumado la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), la Federación de Asociaciones de Diabetes de Andalucía (FADA), la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (FENAER), Federación de Asociaciones de Celíacos en Andalucía (FACA), la Asociación Nacional de Personas con Epilepsia (ANPE), entre otras.

El Presidente del Consejo Andaluz de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha destacado la necesidad de apostar por la Enfermera Escolar, un profesional que debe integrarse de manera inmediata en la comunidad educativa y que se encargaría de asumir la atención a niños con patologías crónicas, las actividades de educación y promoción de la salud, la asistencia a eventualidades como accidentes o lesiones de los estudiantes. Además, en estos tiempos de pandemia, darían una respuesta más rápida ante los posibles casos de COVID-19 positivos, coordinándose directamente con Atención Primaria, Salud Pública y Servicios Sociales, y colaborando con los centros educativos en la implementación de protocolos para evitar contagios.

Por todo esto, el CAE ha exigido que se implante la Enfermera Escolar como parte del personal de los centros docentes de Andalucía, asumiendo el liderazgo en la prevención y atención sanitaria de la población escolar. De esta manera, esta figura debe integrarse en la comunidad educativa, desarrollando labores asistenciales y de formación con carácter regular, independientemente de la situación derivada de la pandemia que sufrimos.

Pérez Raya también ha recalcado que la instauración de la figura de la Enfermería Escolar es una prioridad de salud pública. Los colegios de toda Andalucía han de incorporar enfermeras y enfermeros presencialmente para que sean estos especialistas quienes se encarguen de las medidas preventivas de los centros escolares y no una plantilla de docentes sobrecargados de sus correspondientes atribuciones. A su vez, estos profesionales sanitarios deben realizar una labor de vigilancia epidemiológica de primer orden para detectar a los alumnos o profesores con síntomas, proceder al aislamiento y rastreo de los contactos, además de atender cualquier eventualidad en materia de salud que pueda surgir en el centro.